Un emprendimiento de
Etcetera


 
Bookmark and Share

Josefina Plá
Un nombre identificado
con la cultura paraguaya
Josefina Plá nace en la Isla de Lobos (Fuerteventura) un 9 de noviembre de 1903. El azar quiso que su padre, un torrero de faros procedente de Alicante, fuese destinado a las Islas Canarias. Habiendo nacido en Fuerteventura, es bautizada en la iglesia parroquial de Femés e inscrita en el registro civil del municipio de Yaiza (Lanzarote).

Son los años de infancia los que vinculan a Josefina Plá con el paisaje canario, pues, en 1908 la familia deja definitivamente las islas para vivir en la Península, escenario en el que transcurre parte de su niñez y su adolescencia.

De nuevo, otro golpe de azar hará que abandone la Península para trasladarse al corazón de América. Esta vez la cita con el destino será sentimental, pues en Alicante conocerá al que será su esposo, el ceramista paraguayo Andrés Campos Cervera -"Julián de la Herrería-. De esta manera, llega a Paraguay en 1927.

  Léa aqui algunos de sus poemas

Desde un primer momento, Josefina ejerce un magisterio artístico y literario en la que será su patria de adopción. Su obra abarca el teatro, la narrativa, la poesía, las artes plásticas, el periodismo escrito y radiofónico, la crítica de arte, la investigación histórica, el ensayo, etc. Casi no hay un sector de la cultura en el que no haya incursionado.

Su impulso de renovación intelectual ha sido meritorio, tal y como lo demuestran los múltiples reconocimientos de los que ha sido objeto. Así, figura como Miembro Numerario de la Academia Paraguaya de la Lengua Española y de la Academia Paraguaya de la Historia. Pertenece al PEN Club Paraguayo y al Instituto de Cultura Hispánica, entre otros. Ha sido nombrada Miembro de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), del Instituto de Investigaciones Históricas y de la Academia Hispanoamericana Rubén Darío. Se le ha otorgado la medalla de Jefferson, el Lazo de Dama de Isabel la Católica y la Medalla al Mérito del Ministerio de Cultura de Saô Paulo. Así mismo, los elogios que ha obtenido por su labor de investigación son numerosos. Cabe destacar el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Asunción y el premio de Investigación Teatral del CELCIT. Como artista plástica ha recibido diversos galardones internacionales y sus obras figuran en prestigiosos museos.

Sin embargo, a pesar de los reconocimientos académicos, esta gran humanista nunca perdió de vista que la mejor manera de impulsar y renovar el panorama cultural era la de compaginar creación, investigación y enseñanza. Así, crea, junto a Roque Centurión Miranda, la Escuela Municipal de Arte Escénico, en la que impartió docencia durante veintidós años. De la misma mamera, fundó el Centro Arte Nuevo y el Museo Julián de la Herrería y participó en la creación de un círculo artístico-literario -Vy'á raity (nido de alegría)- cuyo objetivo era el de hacer trascender la cultura paraguaya más allá de sus fronteras.

Con todo ello, podemos afirmar que Josefina Plá asumió el Arte y la reivindicación de la cultura como compromiso vital. Así pues, no sólo por la diversidad, sino por la calidad de su producción, es por lo que debemos contarla entre los más valiosos creadores. Esta "mujer excepcional que eligió como parte de su destino ineludible el Paraguay", al decir de Carlos Colombino (1), no sólo ha sabido elevar la cultura de su país de adopción, sino que a la vez ha propiciado la revisión y puesta al día de ésta. Según Augusto Roa Bastos, paraguayo universal, "este es su valor y su mérito más definitorio" (2).

Por Ángeles Mateo del Pino

 



Free counter and web stats